La Medicina Nuclear: imágenes y terapias seguras y confiables

La palabra “nuclear” puede crear ansiedad o angustia en quienes la escuchan, por el temor a la radiación sin control, como en una bomba atómica o en un desastre de una planta de energía nuclear.  Sin embargo, la Medicina Nuclear es una rama de la medicina muy importante en el diagnóstico y tratamiento de una amplia variedad de condiciones.

¿Qué es la Medicina Nuclear?

Esta especialidad de la medicina utiliza pequeñas cantidades de átomos radioactivos de muy bajo poder (de energía comparable a los rayos X) para realizar diagnósticos de enfermedades en su fase inicial, incluso antes que otras técnicas imaginológicas, cuando el tratamiento oportuno puede tener una alta sensibilidad, puede ser más efectivo y tener un mejor pronóstico aportando de esta forma al médico tratante una valiosa información sobre la enfermedad a nivel molecular. 

La Medicina Nuclear se ha usado por más de 70 años (más que la Tomografía, Resonancia e incluso que la Ecografía). Se realizan millones de procedimientos anualmente en todo el planeta con esta técnica y los estudios diagnósticos han demostrado ser seguros y con muy pocas reacciones adversas.

El diagnóstico se realiza después de la administración por vía venosa u oral de un radiofármaco que contiene trazas de un isótopo radioactivo que expulsa pequeñas cantidades de rayos gamma, los cuales son captados con aparatos especiales para la formación de imágenes llamados gamacámaras (muy similares a un tomógrafo de rayos X).  Los procedimientos diagnósticos en Medicina Nuclear pueden usarse en múltiples patologías cardíacas, renales, óseas, pulmonares, gástricas, cerebrales, urológicas; en mama y próstata; en el sistema endocrino, entre otras.

¿Sirve para el tratamiento de algunas enfermedades?

La Medicina Nuclear también es una herramienta importante en el tratamiento de algunos tipos de cáncer u otras patologías, en especial en el cáncer de tiroides, de próstata, en un tipo de tumores llamados neuroendocrinos y en algunas enfermedades reumatológicas; en hemofilia (para el tratamiento de una de las complicaciones de esta enfermedad: la artropatía hemofílica), entre otras.  La gran ventaja de la Medicina Nuclear en el tratamiento es que éste va dirigido al tumor o a la patología para la cual se usa, causando muy pocos (o ninguno) efectos sobre otros órganos, a diferencia de otros tipos de tratamiento sistémicos.

¿Voy a sentir algo? ¿Tendré algún dolor?

La gran mayoría de los procedimientos de Medicina Nuclear son indoloros y no traen consecuencias para las personas.  En algunos tratamientos, como por ejemplo la terapia con yodo-131 en hipertiroidismo puede producir algunos efectos leves y pasajeros en los primeros días de su administración

¿Existe algún tipo de contraindicación para la realización de los estudios diagnósticos o terapias en Medicina Nuclear?

Existen muy pocas condiciones que pueden contraindicar un estudio diagnóstico o una terapia de Medicina Nuclear y la mayoría de ellas son contraindicaciones relativas, dado que es una técnica segura y con pocas complicaciones.  Sin embargo, si usted está en embarazo o tiene algún tipo de alergia, debe informarlo al personal de Medicina Nuclear antes de la realización de su procedimiento.

¿Por qué debo elegir a Medicina Nuclear de San Vicente Fundación para la realización de mi procedimiento?

Por la amplia trayectoria del Servicio de Medicina Nuclear den el Hospital (más de 40 años), por su personal con amplios conocimientos y experiencia en esta rama de la medicina, quienes están debidamente entrenados y certificados y que continuamente reciben capacitación en las últimas tecnologías y procedimientos; por la calidez de su personal, por la oportunidad en la asignación de citas y entrega de resultados; por el uso de tecnología de punta y por el hecho de estar respaldada por una institución como San Vicente Fundación.

¿Quieres ser patrocinador de nuestros eventos?

Haz clic aquí
Familia