Conoce los cinco tipos de hepatitis virales

La hepatitis es un término genérico, que se refiere a la inflamación del tejido hepático por cualquier causa. Cuando esta entidad se cronifica puede llevar a la formación de cicatrices, lo cual es conocido como fibrosis, cuando estas cicatrices son irreversibles se desarrolla la cirrosis.

Las hepatitis virales son un conjunto de enfermedades infecciosas causadas por gran cantidad de virus, pero son cinco los que tienen trofismo directo por el hígado (ver tabla). Esta infección se puede presentar como una enfermedad aguda o crónica, esta última cuando la infección dura más allá de 6 meses. En algunos casos puede llevar al desarrollo de cirrosis y hepatocarcinoma.

Las hepatitis virales se consideran un problema de salud pública a nivel mundial, afectando a miles de millones de personas en todo el mundo y produciendo una morbi-mortalidad significativa.

Datos del Instituto Nacional de Salud reportan que en el mundo alrededor de 500 millones de personas padecen hepatitis víricas y 1,4 millones fallecen como consecuencia de la hepatitis, aportando casi tantas muertes como el VIH (1,6 millones), y muchas más que la tuberculosis (1,3 millones) y la malaria (600.000).

Según estimaciones de la Organización Panamericana de la Salud, el 57 % de los casos de cirrosis hepática y el 78 % de los casos de cáncer primario de hígado son debidos a infecciones por los virus de la hepatitis B o C.

En sus formas agudas todas pueden tener básicamente la misma presentación, la cual puede variar desde una forma asintomática o con muy pocos síntomas, hasta una manifestación florida con: fatiga, malestar, náuseas, vómitos, anorexia, fiebre, dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, presencia de una coloración amarillenta en las escleras y la piel (ictericia), orinas hiperpigmentadas, materia fecal clara y picazón en la piel. En sus formas más severas en especial la hepatitis A y B pueden llevar a una falla hepática aguda con necesidad de trasplante.

En su presentación crónica puede pasar mucho tiempo de manera inadvertida, diagnosticarse de manera casual al realizar estudios por otros motivos o cuando el paciente se presenta con una cirrosis mediante la búsqueda de su etiología.

Es por esto que se hace fundamental tener una adecuada higiene y medidas de saneamiento para evitar la infección por hepatitis A y E, así como tener una vida sexual sana, evitar el uso de drogas intravenosas, el compartir agujas y en caso de realizarse tatuajes o piercing, hacerlo en lugares reconocidos y que tengan una adecuada asepsia, esto evitará la transmisión de las hepatitis B, C y D.

Tipo de hepatitis Hepatitis A Hepatitis B Hepatitis C Hepatitis D Hepatitis E
Modo de transmisión Fecal-oral Exposición percutánea o mucosa de sangre y fluidos infectados Contacto con sangre contaminada Exposición percutánea o mucosa de sangre y fluidos infectados Fecal-oral
Factores de riesgo - Agua o alimentos contaminados

- Malas condiciones higiénicas

- Inadecuado saneamiento

- Se pueden presentar brotes en pacientes consumidores de drogas inyectables
- Personas que convivan o tengan contacto sexual con individuos positivos para hepatitis B

- Usuarios de drogas intravenosas

- Personas con más de 1 compañero sexual en los últimos 6 meses

- Personas residentes en instituciones correccionales

- Personas que tienen historial de contacto sexual anal

- Pacientes con infección por hepatitis C, VIH o por otras enfermedades de transmisión sexual

- Pacientes en hemodiálisis

- Presencia de tatuajes o piercing
- Uso de drogas intravenosas

- Receptores de transfusiones o de trasplantes antes de 1992

- Pacientes en hemodiálisis

- Pacientes con diagnóstico de VIH
Solo se presenta en individuos con infección por hepatitis B - Agua o alimentos contaminados

- Saneamiento deficiente
¿Existe vacuna? No No Sí, solo autorizada en China
Evolución Mucho más severa en adultos que en niños. La regla es la resolución completa, inmunidad de por vida. Muy ocasionalmentente falla hepática (1 %) 90 % de las veces progresa a infección crónica cuando se adquiere al nacimiento. Solo el 5 % de las veces que se adquiere en la edad adulta se vuelve crónica 70 - 80 % de los casos se cronifica Puede producir: co-infección (infección simultánea con hepatitis B), superinfección (infección en un paciente que ya tenía previamente la infección por hepatitis B) Por lo regular recuperación completa.
Más severa en gestante, grupo con mayor riesgo de falla hepática. Puede cronificarse en trasplantados e inmunosuprimidos.
¿Puede producir cirrosis? No Sí, solo en pacientes inmunosuprimidos

Conoce más sobre esta condición de salud en el siguiente video

¿Quieres ser patrocinador de nuestros eventos?

Haz clic aquí
Familia