La importancia de nuestras emociones en época de pandemia, cuidado físico, emocional, social y espiritual

La situación sanitaria ocasionada por el Coronavirus puede influir en el bienestar integral de las personas ya que genera múltiples miedos: la posibilidad de contagio, la inestabilidad laboral, los tiempos prolongados de encierro, la pérdida de contacto físico, las limitaciones para la movilización y los cambios en las dinámicas de las familias; sin embargo el mensaje debe orientarse a que esto va a pasar y la crisis terminará, estamos en un periodo de cambio y debemos procurar encaminar nuestra mente y energías a la  búsqueda del equilibrio y el desarrollo de estrategias para encontrar nuestro  bienestar, eso se denomina autocuidado.

Una de las excusas tradicionales frente al autocuidado ha sido la falta de tiempo pero lo que nos ha demostrado la pandemia con el aislamiento social, es que nuestras prioridades pueden cambiar, SOMOS IMPORTANTES.

Hablar de autocuidado en tiempos de COVID-19 permite identificar todas aquellas situaciones que ayudan a prepararse para vivir el día día de una mejor manera, entender que cuidarse a uno mismo es una decisión individual y personal, que implica administrar nuestras propias emociones y el bienestar integral de los diferentes componentes de la vida (físico, emocional, social y espiritual).

Autocuidado Físico

Se trata de reconocer las señales del cuerpo y la salud física. Por ello, es importante tener en cuenta:

Los tiempos han cambiado y las rutinas que formaban parte de la vida diaria también, pero aún necesitamos tomar espacios de ocio y descanso para recargar energías o liberar tensiones, por eso es importante dedicarnos tiempo y realizar actividades que nos generen placer.

El estrés adicional por el aislamiento y las distintas rutinas en el hogar, puede propiciar el surgimiento de hábitos poco favorables para la salud, lo ideal es alimentarse de manera balanceada e incluir en la dieta gran cantidad de frutas y vegetales, realizar actividad física ya que aumenta la producción de endorfinas y dormir lo suficiente, esto nos ayudará a tomar mejores decisiones, concentrarse,  aumentar el desempeño y el humor, además de elevar las defensas y tener energía para enfrentar el día a día. 

Autocuidado Emocional

Estar conectado completamente con las emociones e incluye factores como:

Se trata de pensar proactivamente en el tiempo que pasa en casa, regresar a los viejos pasatiempos o de aprender una nueva habilidad. Ser amable con uno mismo y con los demás.  Pensar en su bienestar y en el de las personas que lo rodean ayudará a mantener la calma y un buen nivel de energía. 

No guardes tus emociones, es importante sentirse apoyado y escuchado, conversa con tu familia o amigos.  Programar reuniones virtuales para compartir experiencias es otra forma de sentir compañía en momentos de soledad.

Es válido sentirse triste, estresado, confundido, asustado o molesto durante esta etapa de pandemia. Para mejorar el estado emocional, habla con personas de confianza y establece redes de apoyo. En caso de no controlar las emociones es importante buscar ayuda profesional.

Si cuentas con mayor tiempo en casa, sal de la monotonía,  organiza horarios para la jornada laboral, las clases virtuales, desarrollar los trabajos académicos, esparcimiento, encuentros con familia o amigos, esto ayudará a tener un adecuado manejo del tiempo y sentir que tienes el control de tu vida.

No toda la información que nos rodea es veraz y certera, si se quiere estar informado, se recomienda consultar fuentes confiables, contrastar la información, recopilar datos que ayuden a tomar precauciones y estar en sintonía con los cuidados recomendados por profesionales.

Autocuidado Social

Implica mantener relaciones de confianza y conexión con otras personas que nos hagan sentir mejor ya que pueden pasar por la misma situación.

 

La interacción con las personas es necesaria, si se está disponible en casa o trabajando a distancia pueden existir espacios de socialización virtual que nos carguen de energía.

Si persisten sentimientos de agobio y agotamiento con el confinamiento o siente que las tareas sobrepasan el tiempo y energías, una buena alternativa es pedir ayuda y expresar qué tipo de ayuda requiere, seguramente la encontrará entre sus amigos o familiares para hacer frente de una mejor manera a la situación.

Utiliza las redes sociales y plataformas virtuales para mantener lazos, crear espacios como juegos en línea, celebración de fechas especiales o ponerse de acuerdo para ver una película y así sentir la cercanía desde la distancia.

Autocuidado Espiritual

Se relaciona con una conexión con los valores y puede ir más allá de la religión, implica conectarse con el interior y la tranquilidad. 

Para ello se recomienda destinar tiempo para la realización de prácticas de meditación, relajación o yoga, además se puede asistir de manera virtual a un servicio, ya sea religioso o humanístico. Se puede llevar un diario de agradecimiento, donde se plasman los sentimientos que nos genera la pandemia y las situaciones positivas, resaltando afirmaciones que le den fuerza a nuestro sentido de vida actual y el propósito que tenemos. 

Lo más importante es hacer consciente el bienestar propio, buscar estrategias de autocuidado acordes con la realidad que se está viviendo. Que el virus no tome el control de nuestras vidas y que sea una oportunidad para reencontrarse consigo mismo y con lo que nos rodea.

Un sitio hecho para tus necesidades

¿Quieres ser patrocinador de nuestros eventos?

Haz clic aquí
Familia